miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ya están.


Ya están en la construción del 6º y ultimo piso.

8 comentarios:

Jorge dijo...

¡¡Dios mío!! Ya sabía que iba a ser grande, pero en panorámica impresiona mucho. ¡Y todavía queda el último piso! Lo que creo que les está llevando más tiempo son los ascensores de la derecha.

quique dijo...

visto en las fotos es impresionante no me quierio imaginar como serta viendolo alli mismo (en persona como se suele decir xD)en diciembre lo mas seguro que ire y no faltare a verlo
saludos
quique

Anónimo dijo...

¡Biobacho! Ya no te cabe la mole en la foto

Anónimo dijo...

Hola Alguien sabe cuando abriran sus puerta, y cuando empezaran a coger a la gente para trabajar, o donde se puede entregar el curriculum?

Gracias

Anónimo dijo...

yo tb estaria interesada en saber donde se ouede entregar el curriculum, si alguien sabe algo de este tema le agradeceria su informacion. gracias.
un saludo

bruha2008 dijo...

Hola Jorge:Me siento realmente sorprendida por la respuesta que has tenido ante lo que se supone que ha sido una mofa hacia mi o una agresión verbal,pues no he tenido la oportunidad de leerlo,aunque, si te digo la verdad ,me intriga .....
Pero no te preocupes seguro que tendría una respuesta oportuna para ese tipo de persona ,que de todo hay en este mundo.
saludos a biobacho y tambien a mute que en su día quería saber como terminaba esta historia....,pues terminó.

Pero sigo observando la realización de la obra a diario y desde muy cerca y es un placer ver como crece y como avanza y sobretodo para los profanos en estos temas leer y aprender términos que desconocíamos y obsevar cosas que si no las comenta nadie no las vemos. Un saludo para todos los que utilizan esta blog.

Mute dijo...

El comentario era breve, un insulto (gilip..., concretamente), así que, lo eliminamos.

Mute dijo...

Por cierto: El Corte Inglés es grande, pero también tened en cuenta el efecto óptico de que sea una panorámica y se vea con aspecto "en curva".

El fin de semana pasada estuve en Salamanca, y lo que más impresión hace al verlo desde la "atalaya del Mirón" es lo cerca que se veía a los obreros trabajando, y la cantidad de ellos que había. Casi daba corte asomarse a la terraza a verlos, como cuando estás sentado trabajando y alguien te mira por encima del hombro.